• Ohamie Avilés & Carlos Collazo

Es sencillo, orando para fluir

Actualizado: 17 de jun de 2020

#darfruto#es_sencillo


Efesios 6:18 (TLA):

No se olviden de orar. Y siempre que oren a Dios, dejen que los dirija el Espíritu Santo. Manténganse en estado de alerta, y no se den por vencidos. En sus oraciones, pidan siempre por todos los que forman parte del pueblo de Dios.

Gracias Padre por este nuevo amanecer y tu nos dices en Efesios. No se olviden de orar. Y siempre que oren a Dios, dejen que los dirija el Espíritu Santo. Manténganse en estado de alerta, y no se den por vencidos. En sus oraciones, pidan siempre por todos los que forman parte del pueblo de Dios.

Padre, llenos de tu Amor en este día estamos unánimes y clamamos a Ti. Que siga tu Espíritu Santo abrazándonos. Que sigamos constantes en buscar tu Presencia. Bendice a tu pueblo ¡Oh, Dios!

Nos muestras en el Salmo 86:5-7 (BHTI): Tú, mi Dios, eres bueno y clemente, lleno de amor para quienes te invocan. Señor, atiende mi ruego, escucha mi voz suplicante. Cuando estoy angustiado te llamo porque tú me respondes.

Espíritu de Dios, que bien se siente caminar contigo. Me conmueve ver cómo manifiestas tu propósito en mí, aún cuándo a veces ni lo entiendo. Estoy aprendiendo que tus apóstoles en ocasiones pudieron sentirse igual que yo más, tu los equipaste y alineaste a Tu diseño. Por favor, haz lo mismo conmigo y con nosotros pues Tus diseños son el camino. El Salmo 139:16 (NTV) dice: Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro. Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara. A Pedro lo transformarte de pescar peces a ser pescador de vidas para tu Reino. Llevó un mensaje sencillo de arrepentimiento de pecados y conversión a una nueva manera de vivir, tocando a miles.

En Santiago 1:22-24 (TLA) nos dice: ¡Obedezcan el mensaje de Dios! Si lo escuchan, pero no lo obedecen, se engañan a ustedes mismos y les pasará lo mismo que a quien se mira en un espejo: tan pronto como se va, se olvida de cómo era. Padre clamamos por ser reflejo de Ti. Que nuestras acciones, nuestra vida, nuestras esposas e hijos testifiquen lo que somos sin tener que pedirlo. Que ese sea el fruto en nuestra primera iglesia y primer amor: la familia. Obedecerte sólo requiere un corazón humilde y humillado en Tu presencia. Me enamora cada vez más cuando nos dices que Tú conoces la intención de nuestro corazón.

En 2da Corintios 7:10 (TLA), el apóstol Pablo nos enseñó que: Cuando Dios los ponga tristes, no lo lamenten, pues esa tristeza hará que ustedes cambien, y que pidan perdón y se salven. Pero la tristeza provocada por las dificultades de este mundo, los puede matar. Hoy elevamos nuestra oración, este humilde clamor. ¡Oh Espíritu Santo! te invitamos a que nos empujes a un constante arrepentimiento y conversación sincera contigo, tal como le mostraste a Pedro. Padre, perdónanos cuando somos tontos por la manera en que nos comportamos e intentamos “hackear” tu identidad. Tú eres inquebrantable. Queremos continuar cambiando cada día, seguir sin detenernos en el arrepentimiento y en la conversación sincera. Que sea ese Tu propósito y que seamos capaces de dar el fruto de llevar a otros tantos a Tu encuentro. Amén.

Escrito por Carlos H. Collazo

95 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo