• Ohamie Aviles Santiago

Cinco promesas que debemos recordar

Actualizado: 28 de jul de 2020

5 promesas

1. Si Dios prometió consolar a su pueblo, nos consolará a nosotros también, pues él es un Dios que nos ama y protege a todos sus hijos.

2. Nuestro Padre nos ayudará, nos aliviará, nos vivificará de la destrucción, del decaimiento emocional y espiritual, o de la pérdida que pueda alcanzarnos (problemas financieros, emocionales, interpersonales, enfermedad o muerte). Es tan curativo y vivificante recibir alivio cuando más adoloridos estamos ¿están de acuerdo? Cuando el Espíritu de Dios nos toque, serán solo recuerdos esos momentos de pesar.

3. Nuestro Dios nos sacará de vivir del lugar donde nos castiga durante el día el sol ardiente, nos florecerá fuera del ambiente seco que nos deshidrata, nos mudará a un Edén lejos del lugar donde no hay paisajes que deleiten nuestro pensamiento, nos cambiará la dieta con frutos deliciosos que nos alimenten. Si no tenemos agua disponible para calmar nuestra sed, Él abrirá la roca para que salga agua; si no encontramos sombra para descansar, Él nos cubrirá con su nube; si en la noche estamos atormentados por un frío arrasador (atormentados con esa triste realidad que parece que nunca va a cambiar), seremos llevados a un paraíso lleno de verdor, donde se escuchen silbidos de pájaros, donde la noche es cálida y calmada. Definitivamente, será pasar a un mejor y abundante nivel de vida que puede tocarnos en lo físico, en lo emocional y en lo espiritual. Sí, Él conoce nuestra verdadera necesidad.

4. Si vivimos intentando cultivar algún fruto en tierra estéril (nuestro trabajo, nuestro hogar, nuestra familia, nuestros amigos, o nosotros mismos), posiblemente hemos trabajado largas horas, días y años llenitos de frustración conformándonos con escasez. Tal vez, hemos tenido que pagar un precio muy alto por frutos que no hemos podido multiplicar en nuestras vidas. ¡Ahhh! Que bendición tan espléndida el que nuestro Padre hará posible que obtengamos frutos saludables y frescos en nuestra tierra (vida) siendo transformados dentro de Su huerto, en Su “hábitat”, en Su atmósfera, en Su tiempo, en Su hora, en Su momento.

5. Si recordamos todo esto, lo creemos, lo confesamos y lo profesamos, no por interés, solo por gratitud, podremos observar estos inmensurables e inigualables cambios, milagros y prodigios constantemente. Nuestro lamento será sustituido por canciones de agradecimiento, por bailes de alegría, por halagos hacia nuestro Padre, por risas y expresiones de Su gran amor.

Caminantes al Cielo, ciertamente, en efecto y sin duda Dios es cumplidor de sus promesas, dador de amor interminable, consolador que desmorona y transforma las ruinas físicas, emocionales y espirituales de nuestras vidas (sin actos de magia), Él es el DADOR de la verdadera felicidad. La dificultad está en nosotros olvidando que Su palabra permanece invariable desde la eternidad hasta la eternidad. Grabemos en nuestra mente y en nuestro corazón, estas cinco promesas contenidas en un solo verso bíblico. ¡Importante! estemos abiertos a creerlas y recibirlas todos los días. No dejemos de creer venga lo que venga, el secreto está en perseverar en nuestra fe, traer Sus promesas a nuestra memoria e insistir pidiendo que suceda.


Meditemos en Isaías 51:1-3 (NTV), es para todos: “Escúchenme, todos los que tienen esperanza de ser liberados, todos los que buscan al Señor. Consideren la piedra de la que fueron tallados, la cantera de la que fueron extraídos. Sí, piensen en Abraham, su antepasado, y en Sara, que dio a luz a su nación. Cuando llamé a Abraham, era un solo hombre; pero, cuando lo bendije, se convirtió en una gran nación.” El Señor volverá a consolar a Israel y tendrá piedad de sus ruinas. Su desierto florecerá como el Edén, sus lugares desolados como el huerto del Señor. Allí se encontrarán gozo y alegría; los cantos de gratitud llenarán el aire.” ¡Bendiciones en extremo! #lograrcambioshoy #cambioscilm


Escrito por Ohamie Avilés

62 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo